Retracciónes de la encía

La retracción de encías es una patología bastante común pero no por ello hay que restarle importancia . Cuando aparece lo primero que debemos hacer es acudir al dentista. Las encías constituyen el tejido conectivo que recubre nuestra boca, es uno de los tejidos de mayor importancia. Actúan como sellado de los dientes y de los huesos de los maxilares. 

Cuando la encía está sana es de un color rosa pálido y es un indicador fundamental de una boca sana.

La retracción de encías consiste en la pérdida de encía o hueso que deja al descubierto parte de la raíz de los dientes. También se conoce como recesión gingival. Cuando tiene lugar, la encía pierde su tamaño dejando la raíz del diente al descubierto.
La edad no es un factor relevante para su padecimiento. Se pueden producir en pacientes jóvenes como adultos, simplemente por el cepillado fuerte y lesivo para los dientes. La malposición dentaría facilita la exposición de la raíz. Esta situación se puede tratar y corregir mediante injertos de encía,tanto para mejorar la salud y también estética.

 

La retracción de encías es uno de los problemas dentales más habituales. Debe ser tratado de forma adecuada, ya no solo por razones estéticas sino por los problemas que pueden derivar si no se tratan.

Principales causas de la retracción de encías

Enfermedad Periodontal

Es una de las principales causantes y se puede dividir en dos:

Gingivitis

Es la inflamación de la encía por la acumulación de alimentos o placa dental. Suele ser debido a una mala higiene dental. La placa, que está formada por bacterias y depósitos calcáreos se acumula en la cavidad oral y va formando lo que conocemos como sarro. Una vez agrupadas las bacterias creando cálculos dentales, la única manera de eliminarlas es con una limpieza o profilaxis.

La gingivitis es muy habitual en los adultos y afecta a alrededor de un 90% de la población.

El principal síntoma es el sangrado de encías durante el cepillado. En el caso de los fumadores, este síntoma suele quedar enmascarado aunque sufran la enfermedad.

Periodontitis

Conocida también como piorrea y de desencadena a raíz de una gingivitis no tratada.

La placa se acumula entre la encía y el diente y forma bolsas periodontales, hasta alcanzar la raíz del mismo. Esta bolsa acaba destruyendo el hueso y los tejidos que rodean al diente. La consecuencia es que el diente se va aflojando y adquiriendo movilidad, llegando en algunos casos a la pérdida del diente.

Mal cepillado dental

Abrasión provocada por un cepillado agresivo o con cepillos muy duros que puede provocar la destrucción del tejido que forma la encía. En estos casos suele realizarse un injerto de encía para cubrir la zona afectada.

Mala ortodoncia

Una mala ortodoncia puede dañar las encías si los dientes se sacan al exterior de la tabla ósea.

Tabaquismo

Puede provocar una pérdida de la encía ya que bloquea la llegada de sangre y perjudica al sistema inmunitario por lo que los fumadores son más propensos a sufrir esta enfermedad.

Factores hormonales

Suele afectar mayoritariamente a las mujeres, en especial durante el embarazo y la menopausia.

Bruxismo

Hacer una fuerza excesiva durante el rechinamiento puede provocar una retracción de encías.

Factores genéticos

La retracción puede ser una tendencia heredada por lo que habrá personas más tendentes a padecerla que otras.

 

Es importante mantener unos buenos hábitos a diario para mantener una buena salud dental y así prevenir cualquier tipo de enfermedad bucal. Por ello es necesario que te hagas revisiones periódicamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishGermanRussianSpanish