Patologías de oclusión estomatológica y sus consecuencias.

Hoy la medicina avanzada se mantiene cada vez más en una visión del cuerpo humano como un sistema unido con todas sus partes íntimamente relacionadas.

La odontología moderna considera problemas de oclusión en términos de la relación de esta patología con el funcionamiento de otros sistemas corporales. Este enfoque se basa en el hecho de que la cabeza, incluida la zona maxilofacial, se abastece más intensamente de vasos sanguíneos y contiene una densa red de fibras nerviosas. Por lo tanto, los problemas de la articulación temporomandibular conducen rápidamente a trastornos en áreas que, a primera vista, no están relacionadas con odontología y ortodoncia. Los pacientes que padecen problemas de visión, audición o dolor de cabeza pueden tratar durante años sin éxito los efectos, cuando la verdadera causa de los síntomas están en un trastorno de oclusión.

“La boca no se encuentra aislada del resto del cuerpo sino íntimamente relacionada por medio de las estructuras músculo-esqueléticas y el sistema nervioso. Esta correlación ocluso-postural, viene a explicar cómo el tipo y las modificaciones de la oclusión dental tienen repercusión a nivel corporal, al mismo tiempo que el equilibrio postural influye en la oclusión”

La ausencia de uno o más dientes, maloclusión, la posición, la forma o la estructura incorrecta del diente contribuyen a la violación de la oclusión, lo que conduce a la patología de la articulación temporomandibular.

La posición inadecuada de la mandíbula inferior se convierte en la causa de hipertensión, deterioro de la memoria, arritmia, disnea, ronquidos, enfermedades de la espalda y el cuello.

Está comprobado que, en el 75 por ciento de los casos, la causa de un dolor de cabeza es una mordida cruzada.

Cualquier tensión muscular causada por la maloclusión provoca dolor de espalda, dolor de cuello, fuertes dolores de cabeza y problemas de audición y visión.

Hoy los estudios del cuerpo humano como un sistema complejo con relaciones numerosas entre sus varios partes, actualizan el nuevo enfoque de tratamiento. Por lo tanto, es aconsejable antes de que uno empieza el tratamiento de dolores de espalda, por ejemplo, primero consultar con un odontólogo que muy probablemente encontrara la verdadera causa del dolor.