Importancia de la Vitamina D

Hoy en día es habitual escuchar decir a la gente que tiene falta de vitamina D, pero la mayoría desconocemos en qué consiste y las consecuencias que puede tener para nuestra salud.

El organismo la adquiere a través de dos fuentes principales:

• A través de la piel por la exposición solar.
• A través de algunos alimentos que consumimos como el pesado azul, huevos, hígado, queso, champiñones y leche entre otros.

La vitamina D tiene numerosos efectos beneficiosos para nuestra salud. Ayuda al crecimiento y fortalecimiento de los huesos porque ayuda a la asimilación del calcio, fortalece el sistema inmunitario e interviene en la secreción de insulina, por lo que es de vital importancia para prevenir algunos tipos de diabetes.

Además, diferentes estudios dicen que la vitamina D cumple una función de protección frente a determinados tipos de cáncer, como pueden ser los de colon, mama, piel o próstata.

La cantidad de vitamina D que el cuerpo necesita depende principalmente de la edad y el sexo. El organismo la sintetiza con una breve exposición. Lo recomendable es no hacerlo más de 15 minutos dos o tres veces a la semana para mantener los niveles adecuados en sangre.

Consecuencias que puede padecer una persona carente de Vitamina D

• Alzheimer
• Esquizofrenia
• Depresión
• Infecciones
• Enfermedades Cardiovasculares
• Hipertensión
• Asma
• Osteoporosis
• Osteoartritis
• Dolor muscular
• Raquitismo
• Cáncer (Mama, Colon, Próstata, etc.)

También debemos tener en cuenta que como todo, en exceso puede ser perjudicial para la salud ya que puede favorecer la absorción de calcio mediante el tracto intestinal y provocar un exceso de este mineral en la sangre. Esto puede manifestarse mediante la formación de cálculos renales, estreñimiento, nauseas, mareos, pérdida de peso, etc.

Por lo que ante todo nuestra principal recomendación es llevar una correcta alimentación para evitar carencias de esta como de cualquier otra vitamina o nutriente.