Hola de nuevo queridos amigos, hoy os vamos a informar de diferentes tipos de ortodoncia, cuál de los tratamientos es más adecuado según el paciente y que también os ofrecemos este servicio en nuestra clínica.

Existe la ortodoncia convencional y la más conocida por todos como son los brackets y la ortodoncia invisible conocida como invisalign. Ambas cumplen la misma función, es decir, alinear nuestros dientes. Tanto los clásicos brackets como los alineadores invisibles, son adecuados para corregir cualquier malposición de los dientes.

La ortodoncia convencional utiliza brackets metálicos o estéticos para mover los dientes, tiene además unas ranuritas por las que se inserta un alambre formando un arco.

Se adhieren al diente en una inclinación y posición correcta, antes se habrá realizado un previo estudio y servirá para que el ortodoncista los coloque de manera muy cuidadosa y calculada, por lo que de ello dependerá el resultado y serán los encargados de trasmitir fuerza al arco para que los dientes se muevan.

A pesar de que el ortodoncista calcula la posición de cada bracket en función de los movimientos que quiere realizar, no puede medir la magnitud de la fuerza que ejercen y estas mismas fuerzas de algunos dientes pueden provocar movimientos no deseados en los dientes que tienen al lado.

Esta es una de las principales causas de que el tratamiento de ortodoncia convencional puede ser más largo en el tiempo comparado con las nuevas técnicas. Hay que tener en cuenta que puede provocar molestias al poner los aparatos y cada vez que se va a revisión y se ajustan además de causar úlceras y llagas. Por todo ello la higiene debe ser muy exhaustiva y no se debe saltar ni una vez la limpieza después de cada comida, utilizar cepillos interdentales ayudará a mantener una buena higiene durante el tratamiento de ortodoncia con brackets.

Al contrario que la ortodoncia convencional, el tratamiento de ortodoncia invisalign es innovadora, muchos pacientes escogen esta opción porque es más cómoda y porque es estética sobre todo, al ser trasparentes la gente no los nota.

El que sea trasparente y estético que es un valor añadido, tiene otras particularidades y es que consigue los mismos resultados de manera más sencilla, cómoda y con menos molestias para el paciente que los lleva.

Al igual que la ortodoncia convencional, hay que realizar un estudio previo. Este estudio será mediante software informático denominado “clincheck” el cuál se verá la boca en tamaño tridimensional y permitirá al paciente y al doctor ver los movimientos que ejerce sobre los diente, el resultado del tratamiento antes de empezar y planificar por cuanto tiempo tendrá que llevar la ortodoncia invisible.

Es decir que desde el primer momento el ortodoncista y el paciente sabrán cuánto tiempo durará el tratamiento y cuál será el resultado final el mismo. A tener en cuenta que no todo el mundo es apto para llevar los invisalign, dependerá de cada caso además de otros factores.

Espero como siempre que os hayan servido nuestros aportes y consejos. Recordaros una vez más que en nuestra clínica realizamos los dos tipos de tratamientos de ortodoncia y con una muy buena profesional que como hacemos en “Clínica dental Son Sardina”, os asesoraremos siempre adecuadamente y lo mejor para cada caso.